Los últimos datos publicados por la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR) de este último mes de noviembre revelaron que el renting ha crecido un 23%, mientras que las ventas de vehículos cayó un 12%. Es habitual que este hecho sorprenda todavía a muchos, pues el concepto «renting» supone algo muy reticente para algunos particulares.

Pero… ¿A qué se debe este incremento?

Auge de la movilidad laboral

La pandemia ha supuesto un mar de dudas en cuanto al trabajo, pues la sociedad se plantea ahora con mayor frecuencia la idea de desplazarse o mudarse a nuevos lugares. Por tanto, modelos distintos de movilidad son ahora escenarios habituales.

Según los microdatos de la Encuesta de Población Activa en 2019, fueron 630.000 los ocupados que vivían en una provincia pero trabajaban en otra distinta y en 2020, el 2,1% de los ocupados se había trasladado a otro lugar por motivos laborales, según los datos del INE.

Tendencia del uso de vehículos eléctricos y vehículos privados

Si combinamos la intención de la UE de implementar una estrategia que suponga una movilidad sostenible e inteligente, con la aprobación de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que promete que a partir de 2050 no se podrá circular por España con coches que generen emisiones de dióxido de carbono; la incertidumbre de la población aumenta a gran escala. Es probable que tanto empresas como particulares prefieran adoptar modelos más flexibles que les permitan adaptarse a los cambios más rápidamente.

Por otro lado, tras el covid cada vez son más las personas que apuestan por un vehículo propio antes que por uno compartido o el transporte público. El miedo a contagiarse ha provocado que la sociedad opte por transporte en el que se mantenga mayor distancia, como el vehículo propio, pues en 2020 su uso aumentó un 52%, según una encuesta realizada por El Parking.

Falta de stock de vehículos

La falta de semiconductores y microchips está afectando al stock de automóviles y los tiempos de producción. Actualmente, adquirir un coche nuevo supone tiempos de espera muy extensos, lo que ha sido un factor más para el crecimiento del renting.

Al optar por esta alternativa, además de no tener que preocuparse de los gastos adicionales que supone la compra de un vehículo, los particulares y empresas pueden acceder a últimos modelos.