Poder tener conexión a internet integrada en tu vehículo se ha convertido hoy día en un elemento de gran utilidad para los ocupantes de este. Des de el mismo conductor, cuando necesite guiarse mediante el navegador del coche o de su teléfono móvil, hasta el resto de ocupantes si quieren poner música por internet o simplemente entretenerse mirando una película o un vídeo en Youtube.

Así pues, debes saber que existen varias formas de poder tener conexión a internet en tu coche, desde aquellos coches que llevan su propio sistema de conexión a internet a otras formas externas que tienen la misma utilidad.

Wifi integrado

Por lo que respecta al Wifi de fábrica, está basado en una tarjeta SIM que va integrada en el propio vehículo. Se trata de algo que por el momento no es muy común y son pocas las marcas que lo ofrecen: BMWLexusToyotaAudiFordJaguarLand RoverOpelBentleyNissan y Volkswagen.

Estos sistemas cuentan a su favor con el hecho de que al ser de serie disponen de todo lo necesario para que funcione como debe, lo que te ahorrará algún que otro dolor de cabeza. Además, suelen ir incluidos en el precio los primeros años. Por el contrario, tienden a ser tarifas cerradas con precios que, en algunas ocasiones, son bastante elevados.

Wifi externo

Es la opción que queda para aquellos que compren un coche que no disponga de Wifi y para los que, teniendo un vehículo antiguo, lo quieran actualizar para poder disfrutar de esta tecnología.

En este caso se abren dos posibilidades, siendo la primera la de utilizar un smartphone o tablet como ‘hotspot’ y que se encargue de compartir sus datos con otros dispositivos (algo que se puede hacer en cualquier lugar); y la segunda instalar un dispositivo MiFi, también denominados como rúters portátiles.

El empleo del smartphone no es lo más recomendable por varias razones. La principal es que actuar como punto generador de WiFi consume mucha batería, así que no aguantará mucho a no ser que vaya recargando a la vez. La segunda es que la conexión es más inestable y puede no otorgar mucha velocidad a los otros dispositivos.

Es mejor idea optar por un MiFi, que tiene una SIM integrada y puede funcionar tanto por batería como (lo que es más común) enchufado al coche, ya sea mediante USB o encendedor, para tener energía.

La oferta de modelos es bastante variada pero, por norma general, tienen una velocidad máxima de 150 Mbps y permiten que se conecten entre 5 y 10 dispositivos. Su principal punto negativo es que ya implica un desembolso extra en el aparato en sí, además de otra tarifa de datos.