Era el año 2018 cuando salió a subasta el Ferrari 3.412, perteneciente a la familia 250 GTO. Un modelo limitado a 36 ejemplares incluía una serie de novedades estéticas y de prestaciones que mejoraba el modelo inicial. Un alerón trasero, intermitentes delanteros, mejoras en los sistemas de ventilación y aerodinámica dotan de un mayor valor histórico este coche de récord. Este Ferrari conservaba hasta ahora el título de coche más caro de la historia tras alcanzar los 41,6 millones de euros en subasta. Si bien hay coches que cambian de propietario por cantidades superiores, es poco frecuente que se publiquen las cantidades de transacciones entre particulares.

Nuevo coche más caro de la historia

Recientemente y según confirma la propia Mercedes-Benz, el título de coche más caro de la historia tiene un nuevo protagonista. Se trata del Mercedes 300 SLR Ulenhault Coupé. Capaz de lo mejor y lo peor, este modelo de carreras de la década de los 50, fue campeón en carreras de resistencia como las Mil Millas Italianas (Mille Miglia) de 1955 el mismo año que escribió un capítulo trágico de la competición de motor. En Las 24 horas de LeMans un accidente de este modelo fue el causante de la muerte de hasta 84 personas que asistían al evento. Este accidente dictaría sentencia en la performance competitiva de Mercedes para los siguientes 30 años. Fue a partir de ese momento que dejó de competir por un período de 30 años.

El Mercedes 300 SLR Ulenhault Coupé y el SLS AMG

En 1955 el Mercedes 300 SLR era uno de los coches más potentes de la época. Con 8 cilindros en paralelo y casi 3.000 centímetros cúbicos de motor, lograba una potencia de 302 caballos y alcanzaba los 290 km/h. Con un capó inusualmente largo y una apertura de puertas que recuerdan a las alas de una gaviota, guarda cierto parecido con el modelo SLS AMG de la misma marca, lanzado en 2010. De hecho, este reciente modelo es un tributo a la leyenda de los años 50 y es considerado por Mercedes como «su nieto».

El ejemplar con número de chasis 0008/55, el protagonista de este artículo, guarda el honor de haberse convertido en el coche más caro de la historia. La «bala plateada» de Mercedes ha salido a subasta entre unos requisitos muy restrictivos en cuanto al aspecto económico, librando la puja entre 10 selectos afortunados. Con un precio superior a los 135 millones de euros, 140,5 M de dólares, este coche cuidado como el primer día ha dado la campanada en el sector de los clásicos del motor. En un estado impecable a nivel técnico y visual, conserva las piezas originales e incluso el cuero del interior reluce.

Es una autentica joya del automovilismo pero… ¿Realmente vale lo que se ha pagado por él?