Si hace unos meses hablábamos del regreso de un mito de las calles francesas, hoy os traemos lo que podría ser la nueva generación del clásico Fiat 126. Por ahora es tan solo un concept car realizado por el estudio italiano de diseño MA-DE.

 

Presentado en 1972, en Turín como taxi de ciudad, fue sucesor del Fiat 500 como compacto accesible a toda la población. Tuvo un gran éxito y su producción se alargó hasta 1992 en Italia. Se debe matizar «en Italia» dado que fue el motor de la reindustrialización del automóvil en Polonia. Al ser un coche compacto y de mecánica simple, a parte de ser un modelo de producción económico se adaptaba a las necesidades de la población polaca en la reconstrucción post II Guerra Mundial. El Polsky Fiat, que en términos de piezas tenía ligeras diferencias con el compacto italiano, fue producido hasta  el año 2000 en Fabryka Samochodów Małolitrażowych (FSM) ubicada en Bielsko-Biala.

 

Recientemente, una estrella de Hollywood vendió su Polsky Fiat por unos 75.500€ a través de una subhasta. Y es que a Tom Hanks le regalaron un ejemplar del Polsky que firmó antes de su venta.

Las leyendas están de vuelta

SI hablábamos de la vuelta de compactos que causaron furor en la historia, debemos mencionar a los Renault 4 y Renaul 5. Estos dos modelos de la marca francesa vivirán una nueva generación electrificada y con un diseño moderno y actualizado pero sin perder la esencia de clásicos. El segmento A esta en auge y es una alternativa que puede mejorar la eficiencia de la movilidad en las grandes ciudades. De materializarse la vuelta del 126, esta sería en versión electrificada, exclusivamente.

La clave del éxito para estos compactos fue la optimización en el consumo de combustible y el bajo coste de sus reparaciones. Hoy en día, con el sector automovilístico en transición hacía la electrificación ya pretende acometer con estas prioridades. El consumo de combustibles fósiles se reduce a 0 con los motores eléctricos y, al necesitar menos componentes también economiza el coste de las reparaciones. Con este escenario la entrada en el mercado de esta generación de coches tiene la presión de reinventarse para pasar el test del público.

¿Y a ti, te apetece volver a conducir un clásico?