Hoy 9 de septiembre se celebra el Día Mundial del Vehículo Eléctrico, un movimiento global que impulsa el cambio colectivo invitando a concienciar sobre la importancia del uso de los coches sostenibles o eléctricos, hacia la descarbonización de la movilidad y por un transporte más sostenible.

Celebrado por primera vez en el año 2020, es una iniciativa desarrollada por las empresas ABB y Green.tv que para su primer año de celebración sumó el compromiso de un gran grupo de conductores provenientes de más de 60 países del mundo. 

Hacia el año 2021,  tras una año de ruido, divulgación y promoción con la ayuda de Internet y de los medios sociales, la iniciativa cobró fuerza a nivel político, siendo mencionada por el parlamento británico y celebrada por el principal asesor de cambio climático de la Casa Blanca.

Para este tercer año de celebración, las empresas fundadoras del Día Mundial del Vehículo Eléctrico han trabajado con sus más de una treintena de socios para seguir creando campañas digitales creativas. Además de proporcionar herramientas que ayuden a sus socios a crear campañas de concienciación acerca de la importancia del uso de los coches eléctricos o sostenibles.

Hoy en día se visiona como una celebración importante del sector, en la que empresas y particulares están invitados a formar parte y comprometerse con un aire más limpio, menos emisiones y un futuro más sostenible.

Si quieres formar parte de este movimiento global ¡Únete aquí!

Historia de los vehículos eléctricos

Aunque hoy en día los vehículos eléctricos están en auge, hace ya más de 100 años que existían, tal y como los conocemos ahora, respondiendo a las mismas necesidades por las que hoy en día se están haciendo populares. 

Gracias a una serie de avances tecnológicos durante el siglo XIX, como la creación de la batería o pila eléctrica por Alessandro Volta hasta la invención del motor eléctrico por Michael Faraday, se hizo posible su creación, por lo que es imposible atribuir esta gran invención a una sola persona o país.

Fueron  varias las necesidades y avances tecnológicos que hicieron posible la creación de los vehículos eléctricos. Una de las figuras más reconocidas en su historia fue el inventor e ingeniero Ányos Jedlik con la creación del primer motor eléctrico del mundo. Sin embargo, el empresario y químico Robert Anderson es quien recibe el sobrenombre de “creador del coche eléctrico”. 

Anderson presentó en 1839 un prototipo que ofrecía la evolución de un carruaje tradicional alimentado por celdas eléctricas. No fue hasta 20 años más tarde, cuando el científico Gastón Planté inventó las baterías recargables de plomo y ácido, que permitían que el vehículo no tuviera que estar conectado a la red eléctrica.

primer coche eléctrico de la historia, en color verde parecido a un coche de caballos de la época. Data del año 1888.

Tras multitud de avances con el fin de mejorar aspectos como la capacidad de carga entre otros aspectos técnicos, en 1888 apareció en Alemania el que es considerado como “el primer coche eléctrico”. 

Llamado Flocken Elektrowagen de la mano del inventor y empresario Andreas Flocken, se trataba de una calesa de cuatro ruedas, motor de 0,7 kW y batería de 100 kg, que alcanzaba los 15 km/h. 

Con la invención de la batería recargable, los modelos eléctricos fueron evolucionando hasta como los conocemos hoy en día. Convirtiéndose en la mejor opción para muchos a la hora de adquirir un vehículo eléctrico.

Coche eléctrico moderno con baterías recargables, estacionado y conectado a un punto de carga en la calle.

Del coche al patinete eléctrico

El éxito de esta modalidad eléctrica, beneficiosa para el medioambiente y más económica debido a la no necesidad de combustible, ha dado lugar a vehículos de movilidad personal (VMP) como el patinete eléctrico.

Un vehículo que ya existía hace más de 100 años y que llegó a las ciudades para ser el futuro de la movilidad eléctrica personal. Una tendencia en auge que para muchos se ha convertido en el medio de transporte diario.

Fue en 1915 cuando un vehículo de dos ruedas llamado Autoped se convirtió en el primer patinete motorizado, diseñado por Arthur Gibson y Joseph Merkel, inventado con el fin de realizar trayectos cortos de forma individual.

Con una velocidad máxima de 40 km/h y 40kg de peso, el Autoped estaba impulsado por un motor de combustión interna de 4 tiempos y 155 cc. Además, se refrigeraba por aire e incluía neumáticos de 15 pulgadas, luces, bocina, caja de herramientas y manillar plegable. 

Hablamos del mayor invento en aquella época de modo que toda la sociedad quería uno, pero lo cierto es que solo algunos privilegiados pudieron hacerse con él, ya que contaba con un precio muy elevado y pocos podían permitírselo. Celebridades del momento como Shirley Kellog, Sir Henry Norman y Florence Norman pudieron disfrutarlo.

Repartidores de correos sobre el Autoped, primer patinete o VMP con motorización de combustión y preludio del patinete eléctrico

Años más tarde, se le añadió un asiento para ofrecer mayor comodidad al usuario, modelo que Alemania y Estados Unidos produjeron en masa hasta 1922.

En medio de dicha revolución, surgieron otros diseños similares como el Skootamota de ABC o varios modelos del consorcio Krupp, pero el invento fue perdiendo popularidad durante varios años.

Sucesos como la escasez de gasolina en Estados Unidos durante la segunda guerra mundial junto a los avances tecnológicos de la época, fueron algunos de los motivos que incrementaron de nuevo el uso de este vehículo eléctrico de movilidad personal.

Uno de sus grandes propulsores fue el catalán Joan Ferret, creador del conocido Fervepatín en la década de 1960. Diseñado con un sistema de propulsión eléctrico, batería de 12 V y autonomía de 8 horas, alcanzaba la velocidad de 8 km/h.

El prototipo se creó para facilitar la jornada laboral de los trabajadores que tenían que desplazarse continuamente en grandes instalaciones. De hecho, consiguió incorporarse como herramienta de trabajo en 34 diferentes países, pero solo fueron fabricadas 50 unidades.

Primer patinete eléctrico, producido en 1960 por Fervé, en España, expuesto en el museo de la fábrica. Incluye la versión normal y la versión con asiento.

Fue a partir del 1980 cuando varias empresas e inventores apostaron por mejorar el producto e impulsarlo como un medio de transporte individual más. 

Aplicar los nuevos avances tecnológicos al patinete convencional, ha dado lugar a uno de los medios de transporte más utilizados por la sociedad a nivel nacional. De hecho, 17 millones de españoles reconoce ser usuario ocasional de un VMP.

El uso de componentes ecológicos, la reducción de peso, mejoras en los sistemas de sujeción y materiales de mayor calidad, son algunos de los atractivos que han hecho de este VMP la opción favorita para muchos.

Hacia dónde va la movilidad personal

Más allá de los avances a nivel técnico de los patinetes eléctricos de hoy en día, el incremento del precio del combustible y las restricciones urbanas a los coches han contribuido en el auge del sector. Existe una muy amplia diversidad entre tipologías y precios, pues es un producto que pretende ser accesible para todos.

Se trata de Vehículos de Movilidad Personal que, más allá de facilitar el transporte a sus usuarios, contribuyen en la sostenibilidad de las ciudades.

Según el estudio sobre “Nueva Movilidad Urbana y Seguridad Vial, 17,4 millones de españoles reconocen ser usuarios habituales u ocasionales de un VMP o de una bicicleta eléctrica y más del 60% de los españoles afirman que probablemente use este tipo de vehículos en el futuro.

En este contexto y aprovechando el Día Mundial del Vehículo Eléctrico, Mycaready lanza un nuevo producto al mercado: el renting de patinete eléctrico, una solución de movilidad que quiere incentivar el uso de los VMP como una forma asequible, cómoda y más sostenible para moverse por la ciudad.

Patinete eléctrico en un carril bici con árboles y semáforos de fondo ubicado en Passeig Sant Joan, en el centro de Barcelona.

Un servicio que permite obtener un patinete eléctrico en renting sin inversión inicial, con todos los servicios de mantenimiento, averías, reparaciones, neumáticos y seguro a todo riesgo por una cuota mensual que va desde tan solo 29€ al mes, incluyendo un casco gratuito para mayor seguridad.

Una vez cumplido el primer año de renting, el usuario puede quedarse con éste y seguir pagando una cuota mensual de 19€/mes manteniendo los mismos servicios de renting, o hacerse otro renting con uno nuevo.

Este renting de patinete eléctrico estará disponible solo para la ciudad de Barcelona, y próximamente en el resto de localidades más importantes de España con la visión de ofrecer más vehículos eléctricos.

Todas aquellas personas interesadas en el alquiler de este renting de patinete eléctrico, podrán acercarse a las oficinas de la empresa sin ningún compromiso de adquisición.

Mycaready apuesta por incentivar la transición desde los vehículos convencionales hacia los eléctricos, como un claro beneficio para el usuario y el medio ambiente, así como también para contribuir a hacer de Barcelona una ciudad más competitiva y eficiente, modelo que paulatinamente pretende replicar en el resto de las ciudades más masificadas de España.

Está claro que la movilidad se transforma y está en búsqueda de soluciones rápidas, fáciles, cómodas y sostenibles, y los VMP son la mejor opción para conseguirlo. ¿Y tú ya tienes un patinete eléctrico?