El renting tanto para particulares como empresas no deja de aumentar, pues cada vez son más los que apuestan por el renting mientras que la venta tradicional de coches cae en picado. Un vehículo de renting ofrece muchas más ventajas que la compra de este, por ello, antes de pasar por el concesionario descubre cuáles son las razones por las que el renting es una opción mucho más segura y económica para las pymes que la compra de un vehículo de trabajo. A continuación, te presentamos las ventajas del renting a nivel empresarial: 

Gestión Administrativa: Tanto si eres una empresa grande o pequeña, al optar por un vehículo de renting evitas muchas tareas administrativas, tales como solicitar presupuestos, pagar impuestos, contratar seguros, gestionar y autorizar revisiones y reparaciones de cada coche, etc.

Control de gastos y endeudamiento: Mediante el renting, estás ayudando a reducir los gastos y el endeudamiento de la empresa. La cuota del renting no cambia ni varía a lo largo del tiempo que transcurre el contrato, además, en la misma cuota se incluyen todos los gastos necesarios para que el vehículo esté en circulación, excepto la gasolina. En cambio, si optas por la compra dispones de dos posibilidades: pagarlo al contado o pedir una financiación externa para pagarlo a plazos.

Eficiencia del servicio de la empresa: El renting dispone de la opción de contar con un vehículo de sustitución en caso de que al tuyo le ocurra algo, por ejemplo, una avería, además, también ofrece la posibilidad de cambiar de modelo si la situación lo requieren.

Mantenimiento: Todos los coches necesitan en algún momento mantenimiento, un coste variable que la empresa debe asumir para poder realizar todas las tareas necesarias, por ejemplo, el cambio de ruedas, reparaciones, revisiones periódicas, de ITV, etc. Con un coche de renting todas estas gestiones se transforman en un gasto fijo, incluidos en la cuota de renting mensual.

No poder realizar devoluciones si la empresa cambia: El renting permite adaptar la flota de vehículos a las necesidades de la empresa sin tener que pagar una penalización, en cambio, si compramos vehículos para la empresa no tenemos ninguna forma de devolverlos, la única solución es la venta de estos. Actualmente, es habitual que ningún negocio sea estático, pues las empresas experimentan épocas de mayor o menor trabajo constantemente, con el renting flexible en estas situaciones podrás controlar mejor todos tus gastos.

En definitiva, el renting es la opción ideal para la adquisición de los vehículos de una pyme ya que ayuda a mejorar la eficiencia del negocio y poder trabajar con mayor tranquilidad, además de poder mejorar el control de sus gastos, evitando así imprevistos de última hora.