¿Coche eléctrico o híbrido? Esta es la pregunta que muchos se hacen actualmente. Con la exigente normativa anticontaminación europea y los distintivos ambientales para poder entrar en las grandes ciudades, los conductores cada vez se plantean más si optar por la compra de un coche eléctrico o un coche híbrido. A continuación, en Mycaready te explicamos las diferencias entre los dos tipos de coche y cuáles son sus ventajas.

Las exigentes medidas anticontaminantes impuestas por la Unión Europea a los fabricantes de automóviles, impulsan progresivamente a una movilidad más sostenible y eléctrica. Las soluciones que podemos encontrar en el mercado, ya sea por motivos de concienciación o simplemente para evitar futuras restricciones de uso son los coches híbridos y los eléctricos.

Ambos tipos de vehículos son electrificados y ofrecen una movilidad limpia y sin emisiones contaminantes, aunque dependiendo de cada tipo, encontramos algunas ventajas y diferencias que pueden hacer decantarte entre uno u otro.  

¿Cuándo interesa un coche eléctrico?

Los coches eléctricos cuentan con un motor que funciona exclusivamente mediante la energía eléctrica. Estos vehículos obtienen su energía totalitaria a través de baterías, sin necedidad de contar con ninguna mecánica de combustión interna. Estas baterías se recargan una vez agotadas mediante una red eléctrica doméstica o en un Wallbox. El gran inconveniente de este tipo de vehículos viene a la hora de enfrentarse a largos viajes por carretera, ya que la carga es lenta, aunque existe la opción de carga rápida, que solo se recomienda para momentos puntuales, ya que su uso acaba deteriorando la batería. 

La duración de la carga dependerá en gran medida de la capacidad de la misma y del tipo de cargador, aunque para un coche eléctrico sin casi batería, mediante la carga lenta la duración puede ser de entre 5 a 8 horas, en cambio, si optamos por una carga rápida, en tan solo media hora se alcanzará el 80% de batería. 

La autonomía de este tipo de vehículos, viene determinada por la capacidad de la batería, aunque ha habido una importante evolución en los últimos años, pues los coches eléctricos que están llegando al mercado superan ampliamente los 600 kilómetros con una sola carga. Los vehículos 100% eléctricos interesarán más para el día a día en la ciudad o para viajes cortos, y será de vital importancia tener acceso a puntos de recarga

¿Cuándo interesa un coche híbrido?

Los coches híbridos son también vehículos electrificados, que además de un motor eléctrico, cuentan también con un motor de combustión interna. Existen dos tipos, los híbridos enchufables y los híbridos tradicionales. Los primeros, además del motor de combustión, cuentan con un motor eléctrico que se carga mediante la red eléctrica. Por el contrario, los híbridos tradicionales se recargan mediante la energía que se genera en la frenada sin necesidad de enchufarlo a una red eléctrica. 

Los vehículos híbridos no enchufables son la opción ideal para circular por zonas urbanas, además, permite reducir el consumo de combustible en carretera gracias al motor eléctrico. La gran ventaja de este tipo de vehículos es que no depende únicamente del motor eléctrico, por tanto, el conductor no correrá el riesgo de quedarse tirado en mitad de la carretera. 

Los coches híbridos enchufables se diferencian de los híbridos convencionales en la batería, pues esta tiene mayor capacidad y permite recargarse mediante una red eléctrica. Estos híbridos, más allá del motor eléctrico, están propulsados por un motor de combustión interna y, debido a que esta tipología de híbridos es enchufable, cuenta con mayor capacidad de energía, lo que supone una mayor autonomía eléctrica. Una vez descargada la batería eléctrica, el motor de combustión interna funciona en su forma habitual, permitiendo continuar con el recorrido.