El coche eléctrico se posiciona cada vez más como una alternativa muy atractiva para todos aquellos que busquen un consumo de su vehículo más responsable con el medio ambiente y el ahorro a largo plazo. Actualmente los coches eléctricos cuentan con más autonomía y un precio más competitivo, que sumado al crecimiento exponencial de los puntos de recarga públicos lo está convirtiendo en una opción muy seductora para muchos consumidores. Aún así, una de las preguntas más comunes a la hora de comprarte un coche eléctrico es dónde cargarlo. 

En casa

Es la opción más fácil y cómoda, por ello se aconseja contar con un punto de carga en tu hogar. Se puede cargar durante la noche aprovechando la tarifa valle o por tramos y ahorrar en el precio de la energía. También se puede hacer directamente desde un enchufe convencional o instalar una base de recarga llamada wallbox. 

Si los usuarios cuentan con una plaza de parking en un garaje comunitario, solo deberás avisar previamente al administrador de la comunidad para informarle que vas a instalar un punto de carga.

Sitios públicos: parkings, centros comerciales, hoteles, el trabajo… 

Conocidos como recarga de oportunidad, en muchos casos ofrecen el servicio de forma gratuita. Permitirá dejar el coche cargando mientras se realizan recados o se trabaja y a la vuelta ya se tendrá el coche listo y cargado para continuar con el trayecto.

Antes de comprar el vehículo, y especialmente si no se tiene un punto de recarga en casa al inicio, es mejor informarse de todos los puntos de carga cerca del domicilio para poder organizar los trayectos a la hora de recargar el automóvil. 

Electrolineras 

Estas “gasolineras” de energía eléctrica están ubicadas fuera de las ciudades y especialmente pensadas para trayectos de larga distancia. La red de electrolineras es cada vez más grande y las marcas de automóviles que más están apostando por este tipo de vehículo (Tesla, BMW, Volkswagen…) ya están implantando su red de estaciones, que crece de forma exponencial cada año. 

Para viajes de larga distancia es importante planificar bien el recorrido para hacer una previsión de qué puntos de carga se van a utilizar con el objetivo de asegurar el combustible durante todo el trayecto.